De mecánico a proyectista

Durante estas últimas semanas, se ha comentado en nuestro foro de Neurona, una situación más que habitual, y es la lógica evolución de un trabajador, o mejor dicho, de su carrera (aunque algunos vayamos como los cangrejos, de lado o para atrás).

De esta manera, Martín, se encontró con esa situación, en la que un se pregunta si tirar hacia delante, o quedarse como está. En concreto, él ha estado los últimos 6 años trabajando como mecánico preparador de máquinas-herramienta, y después de un tiempo buscando trabajo, ha encontrado una nueva empresa, en la que desarrollaría su trabajo como proyectista de maquinaria. Realmente cambiar de profesión ha sido una decisión personal, pero como siempre en estos casos, y creo que es bueno que sea así, te puedes encontrar con:

  • Oposición. Normalmente la de tu entorno más cercano, mujeres, familia, el que te pone el café en el bar por las mañanas, etc. Que te piden que “recapacites” (observar la negatividad implícita del verbo recapacitar, como si fueras a tirarte por un precipicio), y que pienses que puedes perder lo conseguido hasta ahora, los riesgos que comporta cambiar de trabajo, etc. Pero yo soy de los que piensan que es bueno que esto sea así, los humanos por naturaleza nos cuesta ser autocríticos, y nos es más difícil ver los riesgos que comportan nuestras acciones, ya que nos hemos fijado un objetivo, y a veces “el árbol impide ver el bosque”. Pero también encuentras la oposición de tu empresa saliente a dejarte marchar: subidas de sueldo, nuevos proyectos, promesas, o un conjunto de medidas para “convencerte de nuevo”. O sea, si alguien se ha puesto a buscar trabajo únicamente porque creía que su trabajo costaba más dinero, y en su empresa actual (sino está mal), le arreglan esta situación, ya ha conseguido lo que buscaba.

  • Resistencia. Generalmente la de uno mismo, por aquello del miedo al cambio, por temor a la inestabilidad temporal, frente a la estabilidad actual, miedo a lo desconocido, a errar en la decisión, etc.

Ante estos hechos, lo más normal es que una persona se plantee muchas cosas, y que pida opiniones a sus más allegados, o como en el caso de Martín, lo haga en un foro profesional, donde seguramente se encuentran personas que han pasado, incluso más de una vez, por situaciones de este tipo. Con este artículo únicamente quiero hacer un resumen de las respuestas que en el foro se dieron, ya que me parecen buenas e interesantes. Además, cada profesional actúa de una manera, entendiendo que cada uno puede haber llegado a esta situación de muchas maneras.

  • Nos comentaba David en el foro, que él también se había encontrado en esta situación recientemente, estando en un despacho de arquitectura con buen ambiente, cerca de casa, sin quejas con el sueldo, pero con 23 años y muchas ganas de aprender de otras cosas, y de otras personas, hacer nuevos contactos, y mejorar dentro de su oficio, así que su decisión pasa por cambiar de empresa, eso sí, siempre que no pierdas dinero y que dejes tu empresa de la mejor manera posible con todo el mundo, haciéndoles entender cuales son tus motivos y intereses y que no tiene nada que ver con la empresa ni tu situación frente a ella (Comentario Cosmo: un poco de peloteo vaya 😉 )

  • También comentaba Aitor, que si era algo que él estaba buscando, era el momento de cogerlo, ya que luego podría arrepentirse. Añadía que con su edad (Martín tiene 27 años), la antigüedad no es algo tan importante, y quizás más adelante no tendría otra posibilidad. (Comentario Cosmo: un poco catastrofista, pero se entiende que las oportunidades a veces no vuelven).

  • Álex le hace una invitación a PENSAR. Coger un papel y hacer una línea por la mitad, en un lado escribir las cosas buenas de quedarte en tu empresa actual, y en el otro lado, escribir las cosas buenas de cambiar, además, teniendo en cuenta no sólo las cosas buenas actuales, sino las que te pueden comportar cada una de las situaciones. Luego hacer lo mismo, pero con las cosas negativas. Debes valorar cosas como tu dependencia económica, calidad de vida, opciones de futuro, evoluciones personales, el dinero, tus ganas de retos, etc, cuando lo tienes todo escrito y estructurado, puede ayudarte a la toma de decisiones. (Comentario Cosmo: este método está muy bien, pero es algo caro ¡tienes que gastar dos hojas!)

  • Israel, muy brevemente le comenta que él ante situaciones como esta, cree que lo mejor es cambiar, ya que si es algo que él estaba buscando. Añade que si lleva 6 años en esa empresa, y ya estaba buscando nuevos retos, si se quedara por dinero (a Martín le igualaban el sueldo de la nueva oferta), al final esto no le contentaría. También comenta que él en sus decisiones, no ha escuchado a la empresa saliente, por aquello de evitar tentaciones. Eso sí, finaliza con un: “hagas lo que hagas, decídelo tú, entonces estará bien hecho”. (Comentario Cosmo: sin palabras. Este tío es un genio 😉 )

  • Por último, Juan Adolfo, también le sugiere que acepte el nuevo reto, porque debemos poder hacer lo que nos gusta, no tener miedo a la decisión, no entancarse, que es muy joven para pensar en la antigüedad y que sólo uno mismo sabe lo que quiere (Comentario Cosmo: muy cierta la frase: sólo uno mismo sabe lo que quiere, pero que difícil es saber lo que uno mismo quiere y saber lo que uno mismo sabe)

Con todo esto que hemos hablado en este artículo, nos debemos quedar, como idea general, de que no hay fórmulas mágicas para cuando uno cambia de trabajo, son tantos los parámetros que entran habitualmente en este tipo de decisiones, que lo mejor es el análisis personal que cada uno haga, y la decisión que él mismo tome. Esto de aquí, no son más que opiniones personales.

Sólo quiero añadir dos cosas. Una es que según leí hace tiempo, el cambiar de trabajo es una de las cosas que más estrés produce en las personas, demostrado científicamente, como la pasta dentífrica. Lo segundo es una frase que siempre me viene a la mente en estos casos, y que no recuerdo si es de Confucio o un proverbio (ya me ayudaréis): “Hay tres cosas que nunca vuelven atrás: la flecha lanzada, la palabra pronunciada y la oportunidad perdida”.

Gracias a alvarogd por la fotografía.

Anuncios

Publicado el 22 octubre 2007 en empresa, varios y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Bueno, yo hace poquito cambié de trabajo, y os he de decir que realmente es complicado, tanto decidirse como cambiar. Yo siempre aplico una regla, y es intentar pensa que es lo que me ha hecho mas feliz del trabajo en el que estoy, y buscarlo en el nuevo trabajo. Por ejemplo, a tu amigo del foro le gusta aprender, y eso es lo que le ha hecho mas feliz en el trabajo en el que está, pues se ha de buscar algo que le permita aprender.

    Y sobre todo buscar una empresa en la que parezca que tu forma de ser vaya a encajar. Lo he hablado alguna vez en mi blog (no me estoy haciendo propaganta, mi blog ya es muy popular ;-))

  2. Hola Jordi

    ¡largo tiempo desaparecido!

    Es cierto lo que comentas, lo que te ha hecho feliz una vez, seguramente lo hará más veces, es sencillo.

    En cuanto al blog popular ¿tienes un blog? jajajajaajaja ¡ya me pasarás la dirección!

    Saludos

  3. Aunque ya lo habéis mencionado, me gustaría recalcar un aspecto. Creo que es muy importante y que en ocasiones no se toma demasiado en cuenta a la hora de marchar de un puesto de trabajo, el modo en como se hace. Es básico marchar sin cerrarse ninguna puerta. En ocasiones, dependiendo del cargo, responsabilidad, etc… los 15 días quedan muy justos para dejarlo todo atado y personalmente recomiendo que es tan importante saber encontrar un buen trabajo para promocionarse, como saber marchar elegantemente. La vida da muchas vueltas y nunca se sabe donde puede terminar uno mismo.

  4. Hola Xavier

    No te falta razón. Además, hoy en día es fácil encontrarse con personas que no saben quedar bien, ni siquiera el primer día de trabajo. Pues imagínate cuando se van.

    Aunque no me gusta darle la razón a mi padre, cada día existe menos seriedad (en general), hacia el trabajo, y muchas personas no nos damos cuenta que es el único sustento económico posible, porque el que espere que le toque la lotería, que vaya soltando euros…

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s