¿Impresoras del futuro?

La impresora es un dispositivo más que asentado en nuestro día a día, podríamos decir incluso que ya no le hacemos ni caso. Está ahí, es un aparato más, de donde recojo los papeles que escupe cuando le doy al botón “Imprimir”.

Como podéis imaginar, hubo un tiempo en que esto no era así, y tener una impresora era un hazaña épica. No me voy a poner nostálgico explicando batallitas de las impresoras matriciales de 9 agujas, aquellas que si mirabas la letras o números de cerca podías ver perfectamente como los puntitos negros conformaban cada una de ellas, algo así como el famoso “Un domingo de verano en la Grande Jatte“, del neoimpresionista Georges Pierre Seurat ¡ahora si que he puesto nivel en el blog! Por cierto, lo mejor de aquellas impresoras era el nivel de insonorización que alcanzaban, auténticas obras maestras de la ingeniería acústica, si es que antes nos conformábamos con cualquier cosa…

Bueno va, voy a contar una pequeña batallita, pero muy corta. Yo no tuve impresora matricial en casa, cuando me compré mi primero impresora, fue una Canon ¡esperar! voy a buscarla, como la encuentre me voy a poner ñoño de verdad…

¡Ooooohhh! No he encontrado ninguna foto, lo que si que he recordado es que, sino estoy equivocado, que era una de las primeras impresoras de inyección de tinta que salieron al mercado; y era la Canon BubbleJet 10, por lo que he visto, han llegado hasta la BubbleJet i9950, así que creo que han sacado alguna entre medio. Bueno la anécdota es simplemente que yo siempre he sido muy trasnochador (este blog no me ayuda tampoco), y acababa siempre los trabajos muy tarde, pero como la impresora hacía tanto ruido, no podía imprimir nada hasta la mañana siguiente por no despertar a la familia, que en ese momento ya estaba en pie (los vecinos, que les den…). Ala, ya me he quedado más tranquilo…

Después de todo este rollo, os quería simplemente presentar lo que creo una lógica evolución de las impresoras. Pero no la lógica evolución que todos podéis estar pensando de mejor calidad, más colores, mejores acabados, mejor definición ,etc…¡no, no! eso es demasiado sencillo, las impresoras que os quiero presentar nacen de una pregunta tan simple, que hace gracia. En algún momento algún “crack” se preguntó: “Si yo dibujo en 2 dimensiones, y envío a una impresora que también tiene 2 dimensiones, ahora que dibujo en 3 dimensiones ¿por qué no tengo una impresora que puede imprimirme en 3 dimensiones?”. Y nuestro amigo le pidió la impresora a su jefe, y ahí se lió todo, como con todo buen jefe…

No es ninguna novedad, las impresoras en 3D existen hace tiempo, el hecho que estoy observando, es que cada vez están más cerca del gran mercado, debido como siempre a la aparición de nuevas tecnologías, que abaratan las anteriores, así que no os extrañe que para Navidad 2007 ya tengamos alguna impresora en 3D para regalar a nuestros niños. Por este motivo, es por el cual os he soltado todo el rollo al principio, primero porque me apetecía, y segundo para que vierais que todo sigue una línea evolutiva, menos los jefes claro…Y nos encontramos muy cerca de que este tipo de dispositivos salten al gran mercado, al de los usuarios no profesionales, por decirlo de una manera.

Como veo que me va a quedar un artículo bastante largo, os voy a explicar porqué surge la necesidad de tener impresoras en 3D, y dejamos para el próximo día los tipos, las diferentes tecnologías y demás comentarios.

Pues bien, las impresoras en 3D tienen su gran mercado, y podríamos decir que existen, en gran parte por una necesidad muy concreta, y es la de poder construir prototipos de los diseños. Si miramos que dice el diccionario de la RAE, sobre la palabra prototipo, vemos que dice así: “Ejemplar original o primer molde en que se fabrica una figura u otra cosa”. No me acaba de gustar la definición, pero ya nos avisa de que estamos fabricando una primera figura de algo; o sea, partiendo de un diseño o planos, un prototipo es la primera unidad fabricada, hasta no hace mucho, de manera casi siempre artesanal, y que sirve para el estudio y presentación de este diseño. El prototipista (que como otras muchas palabras técnicas no aparece en el diccionario de la RAE), es un tipo de profesional de los que puedo decir que comparten un perfil muy parecido, aunque esto es opinión mía y basada en mis vivencias, son auténticos manitas, meticulosos, metódicos, ordenados y suelen vivir con pasión los procesos de creación de las piezas. Ya me diréis si ha sido coincidencia.

El caso es que como podéis ver, la construcción de prototipos, ha sido, es y será, totalmente necesaria en el proceso de creación de un producto, así que para facilitar esta manera manual de fabricar prototipos, se crearon estas impresoras en 3D, que aunque aún siguen teniendo un precio elevado, y algunas de ellas, algún que otro inconveniente, están ganando mucho terreno al profesional prototipista, aunque en este hecho también esté ayudando la falta de mano de obra cualificada, ya que una prototipista requiere un bagaje profesional, cuanto más extenso y de calidad, mejor.

Existen muchos ejemplos de prototipos famosos, sobre todo, para que todos tengamos una referencia muy común, muchos coches que se exponen en los grandes salones del automóvil como novedad mundial, son prototipos construidos manualmente, en la mayoría de los casos.

Para acabar, y así daré pie a otro artículo en el futuro, a toda esta nueva tecnología asociada a la creación de prototipos de manera más rápida, se llama rapid prototyping, y aunque las impresoras en 3D son unas de las técnicas usadas, en futuras entradas, hablaremos de estos nuevos procesos de fabricación. De momento os dejo un vídeo interesante, sobre cómo ha ayudado esta tecnología a los equipos de la Fórmula 1, gran consumidora de tecnologías puntas.

Anuncios

Publicado el 21 noviembre 2007 en hardware, industria, ingeniería y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Mediante estas máquinas se están consiguiendo resultados impresionantes, tanto en la fabricación de prototipos en resinas o poliestaer, como en piezas metálicas. las precisiones también estan mejorando hasta el punto que se pueden construir piezas funcionales para moldes termoplásticos.
    Por lo que tengo entendido el mejor fabricante de este tipo de maquinaria es EOS, que se puede apreciar en este video, aunque también es el que tiene las maquinas mas caras. Algunos modelos pueden rondar los 800.000 €

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s