La depuración de aguas 6 – Linea de fangos (espesador)

Artículos anteriores: La depuración de aguas 12345

Al final del artículo 5, os comentaba que retomaríamos el proceso del artículo 4, en el que habíamos separado los fangos del agua, y que ahora sumaremos a los fangos que proceden del tratamiento secundario (recordar que una parte de los fangos de esta fase, se “enriquecían” para que volvieran a formar parte del proceso).

Pues bien, ya tenemos “una gran tubería llena de mierda”. Dicho esto, me quedo más tranquilo para seguir escribiendo y adelantar en el proceso. Este “tubería”, la llamo yo así, pero realmente, se trata de la denominada línea de fangos, y en ella se agrupan todos los procesos para acabar tratando estos fangos, que como podéis imaginar, contienen todos los residuos que acabamos separando del agua limpia que devolvemos a los ríos.

El problema de estos fangos que tenemos esperando, es que contienen:

  1. mucha agua, todavía, y eso dificulta su movimiento, por el volumen que supone
  2. si vienen del tratamiento primario, aún no se han descompuesto (que es lo que hacíamos en el reactor biológico), así que es fácil que se pudran y apesten…

Para arreglar esta situación, existen varios procesos para acabar obteniendo unos fangos que podamos eliminar fácilmente, bueno más fácilmente que si los sacáramos así de la depuradora…

EspesadorEl primer paso es el espesador de fangos, donde trataremos de reducir el porcentaje de agua, que puede llegar a ser del 95%. El proceso se puede realizar básicamente por gravedad o por flotación, y como en otras fases, tenemos un depósito y movimiento mediante palas, ya que en él buscamos aparte de la reducción del agua, conducir los fangos reducidos a un canal para seguir el proceso, y también para ir eliminando los gases que se producen en el espesador (por eso puede oler bastante mal cerca del espesador, bien, eso de puede es un eufemismo).

Cuando salen los fangos del espesador, pasan a la fase de digestión, que será el tema para el próximo artículo.

Anuncios

Publicado el 5 mayo 2008 en ingeniería, procesos. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Be be, be.

    Molt be, es de agradecer toda la información que has metido, hubiese tardado meses en conocer todo esto.

    Ha por cierto, donde está el café, que el otro día pase por el taller y me quede sin poder tomarmelo ¡.

    Manel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s