Ingeniería contra la ortografía

No escribo para generar debate. A veces la escritura se realiza para conducir a la reflexión.

Para discutir y pelearse ya existen temas banales como el de pelearse para ver quien “gana”, llamándose ingeniero grado 1, grado 2 ó grado 3 ¡si parece que estemos subiendo de nivel a nuestro guerrero!

Estoy harto… ¡no! Mejor dicho, estoy apenado de ver como ingenieros dan patadas a la lengua cayendo en todo tipo de faltas de ortografía que harían levantar de su descanso al mismísimo Nebrija ¡por el amor de Dos! No nos damos cuenta de que eso desvirtúa el más grande y perfecto de los trabajos.

Todo el mundo puede cometer faltas, porque hay despistes como acentos olvidados o contaminaciones de otras lenguas. Y a veces no se sabe todo lo que se debe saber (me incluyo), pero hoy en día existen correctores, Internet, diccionarios gratuitos, entidades y un sinfín de recursos, donde dar ese toque de calidad a un trabajo bien hecho.

En revistas especializadas, en artículos, en páginas web, en proyectos, en foros, en presentaciones, en publicidad, en todos estos sitios he vistos faltas de ortografía clamorosas ¿y qué? Se preguntarán algunos. Pues que el efecto es claro: desvía al espectador o lector del tema.

Ese “prollecto”, esa “vandeja”, ese “abujero” provocan un dardo en la persona, que le hace perder la atención por completo, mientras le retumba en el cerebro: ¿le digo que “haver” va con b? ¿le faltaran letras en su teclado? ¿se ha leído un libro en su vida?

En definitiva, minamos nuestro propio trabajo.

Aunque no se refería estrictamente a la lengua, dijo el filósofo Ludwig Wittgenstein: “los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo”.

Lo peor es que todo esto pasa mientras las carreras universitarias, con las ingenierías a la cabeza, pierden respeto y valía en esta sociedad del mínimo esfuerzo, y del “así ya vale ¡tira palante!”

Observación: Si revisáis el blog, seguramente encontraréis faltas de ortografía; avisarme, no me molesta. Pero no mezclemos churras con merinas…😉

Publicado el 27 diciembre 2008 en ingeniería, lengua/ortografía, sociedad y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s