Libro – Autopista

En mi juventud fui un lector empedernido de cómic, fanzines y todo tipo de aventuras gráficas que caían en mis manos, o pasaban delante de mí. Supongo que sería en mis lecturas de “El Jueves” que conocí, y de ahí me sonaba cuando compré el libro, el Perich. Por cierto, conservo cierta obsesión por algunas publicaciones, aunque como algunas cosas de esta **** sociedad, se haya convertido en una especie de lujo…

Todo y que me pareció un libro antiguo, me sorprendió saber que fue publicado en 1970 ¡yo ni había  nacido! Pero cual ha sido mi sorpresa al comprobar que podría haber sido escrito perfectamente por Perich este 2011 que estamos a punto de finiquitar (y no volverá😦 ).

El libro es un compendio de humor gráfico y un montón de sentencias y frases que versan sobre todo tipo de temas como sociedad, política, historia, deportes, educación, religión, televisión, y repito, algunas de ellas parecen inspiradas en acontecimientos recientes ¿será por eso que dicen que siempre la historia se repite? Al final tendrán razón aquellos que dicen que estudiar y conocer la historia debería servir para no volver a cometer los mismos errores.

Bueno, dejando filosofía aparte, recomiendo que naufraguéis por algún mercadillo dominical en busca de este libro si queréis envenenaros con la acidez de este gran humorista. Con que os sorprenda un 50% de lo que me ha sorprendido a mí, creo que estaréis satisfechos con la compra. Me vienen a la mente grandes tópicos para definir su humor como caustico, ácido, humor negro, sátira, y uno que ahora está de moda, y que sirve para que los seguidores puedan mirar por encima del hombro al resto, el humor inteligente.

Estos días, como se me había abierto la curiosidad, busqué referencias suyas por la red para enterarme primero que: muerto está, pero vivo su legado, aunque eso no le dé de comer a sus gatos, ni queme su garganta; y para confirmar que si por cualquier circunstancia te has acercado al personaje, desconozco si así era la persona (aunque podría ser insoportable vivir con un hombre que era capaz de sacarle punta con la lengua a una piedra de afilar), no te puede haber dejado indiferente. Me sorprende como hace reír, pensar, recapacitar, sorprender o enojar con tan pocas palabras.

Aunque podéis encontrar numerosas referencias y webs por la red (aquí y aquí), quiero aprovechar para dejar un par por aquí que me han encantado:

  • -¡Papá! ¡Papá! – ¡Calla, mentiroso!
  • La carretera no es más que un control de natalidad a destiempo
  • El dinero sí da la felicidad. Lo que no la da es tener que ganárselo.
  • En España no somos racistas. Si de un tío que trabaja desorbitadamente, decimos que “trabaja como un negro”; de un avaro, decimos que es “un judío”; de un hombre excesivamente celoso, decimos que es un “moro”; o de un individuo tonto, decimos que “le han engañado como a un chino”, es porque somos un pueblo dicharachero y sin prejuicios.

Pues nada, ahí queda eso… ¡el juego que hubiera dado el Perich en estos tiempos que nos toca vivir! (igualmente descansa, que tampoco pasaste buena época).

Ficha técnica

Autor: Jaume Perich

Título: Autopista

Tema: Humor

Editorial: Círculo de lectores

Depósito legal:  B. 34706-71

Publicado el 20 diciembre 2011 en libros. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s