Archivo de la categoría: lengua/ortografía

Sobre la felicidad

Esta entrada se la dedico a mi amigo Jordi, de Tambuzi.

Aunque dejé el libro por imposible, me dormía a la primera de cambio, anoté una cosa, que en su momento me pareció estupenda, y releída ahora, inquietante…jeje. Por cierto, cito casi textualmente,y aporto notas que he buscado yo, pero espero que no me pillen copiando…bueno…por si acaso citaré al libro y al autor: Una historia de felicidad, de Darrin McMahon. ¡qué tal, señor macmajon!¡qué tío masmajo! (lo dejo).

En las lenguas indoeuropeas, la palabra felicidad, está relacionada siempre con el azar.

En inglés (medio y nórdico), la raíz de happiness (felicidad), es happ, que significa fortuna, ocasión, y es la raíz de otra palabras como happenstance (casualidad), haphazard (desordenado), hapless (desdichado) o perhaps (quizás).

En francés, bonheur (felicidad), proviene de bon (bueno), y heur (suerte o fortuna), además podéis ver aquí, que combinado con otras palabras, hace siempre referencia a suerte, amuletos…

En alemán, glück (felicidad), también se usa para suerte, además de pronunciarse “sospechosamente” muy similar a good luck (buena suerte).

En español, italiano y portugués: felicidad, felicità y felicidade, provienen del latín felix (a este tío lo conozco yo, tiene un bar en mi barrio), que significa suerte, y a veces destino.

Si queréis observar más traducciones, aquí tenéis, hay bastantes curiosas y relacionadas.

Reflexionar…

Anuncios

El traductor a Mediawiki

Pues eso, que el traductor tecnológico, desde que comencé con él, ha dado más vueltas que Rambo buscando sus piernas…

Primer intentoSegundo intento – Y a la tercera va la vencida…

Definitivamente (me estoy partiendo de risa), el traductor lo he colocado en este wiki, montado con MediaWiki, y ahora es mucho más fácil que realicéis vuestras aportaciones…pero mucho, mucho más…

Aportaciones realizadas hasta ayer = 0.

Pero no será porque no lo pongo fácil…

Uniendo pasiones

Hace unos días me enteré por la radio, que dos de mis grandes pasiones tienen más en común de lo que pensaba, y de lo que a priori puede aparentar ¡hay que ver!

Se trata de los croquis, y las croquetas.

Podemos ver que las dos palabras tienen la misma raíz, y es que la sabrosa croqueta, proviene de croquer, que aunque en español no está aceptado por la RAE, podemos ver que en francés si que tiene definición, y que significa comer algo crujiente con rapidez. Lo que hace el monstruo de las galletas.

Bajo ese mismo concepto de rapidez, croquizar, que tampoco está aceptado por la RAE (son unos renegones),  significa hacer trazos rápidamente y sin medidas concretas, para representar una figura, paisaje…

Curioso ¿verdad? Yo estoy encantado, siempre he pensado que esta afición por las croquetas tenía que ver algo con la técnica…

Gracias a Precocinados Gorena por estas sabrosas croquetas. De todas las que aparecen en Google al buscar “croquetas“, estas me han parecido las más buenas, si me queréis mandar una caja os doy mi dirección, con permiso de las demás, que también me pueden mandar una caja. Además da gusta decorar un post con comida en un blog como este…

Fuente: Radio 5 todo noticias “Hablando en plata”

Banner para el traductor

He creado un pequeño banner (no sé como carajo decirlo en castellano), para el traductor.

banner_traductor-letras-marrones-90x32

Creo que es un recurso interesante, así que quien quiera usarlo, aquí le dejo el código para que aparezca el banner (¡maldita sea!),  con su correspondiente enlace:

<a href=”https://cadcamcae.wordpress.com/traductor-tecnologico/&#8221; title=”CosmoCAX – Traductor tecnológico”><img src=”https://cadcamcae.files.wordpress.com/2009/01/banner_traductor-letras-marrones-90×32.jpg?w=90&#8243; alt=”CosmoCAX – Traductor tecnológico” border=”0″></a>

Ingeniería contra la ortografía

No escribo para generar debate. A veces la escritura se realiza para conducir a la reflexión.

Para discutir y pelearse ya existen temas banales como el de pelearse para ver quien “gana”, llamándose ingeniero grado 1, grado 2 ó grado 3 ¡si parece que estemos subiendo de nivel a nuestro guerrero!

Estoy harto… ¡no! Mejor dicho, estoy apenado de ver como ingenieros dan patadas a la lengua cayendo en todo tipo de faltas de ortografía que harían levantar de su descanso al mismísimo Nebrija ¡por el amor de Dos! No nos damos cuenta de que eso desvirtúa el más grande y perfecto de los trabajos.

Todo el mundo puede cometer faltas, porque hay despistes como acentos olvidados o contaminaciones de otras lenguas. Y a veces no se sabe todo lo que se debe saber (me incluyo), pero hoy en día existen correctores, Internet, diccionarios gratuitos, entidades y un sinfín de recursos, donde dar ese toque de calidad a un trabajo bien hecho.

En revistas especializadas, en artículos, en páginas web, en proyectos, en foros, en presentaciones, en publicidad, en todos estos sitios he vistos faltas de ortografía clamorosas ¿y qué? Se preguntarán algunos. Pues que el efecto es claro: desvía al espectador o lector del tema.

Ese “prollecto”, esa “vandeja”, ese “abujero” provocan un dardo en la persona, que le hace perder la atención por completo, mientras le retumba en el cerebro: ¿le digo que “haver” va con b? ¿le faltaran letras en su teclado? ¿se ha leído un libro en su vida?

En definitiva, minamos nuestro propio trabajo.

Aunque no se refería estrictamente a la lengua, dijo el filósofo Ludwig Wittgenstein: “los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo”.

Lo peor es que todo esto pasa mientras las carreras universitarias, con las ingenierías a la cabeza, pierden respeto y valía en esta sociedad del mínimo esfuerzo, y del “así ya vale ¡tira palante!”

Observación: Si revisáis el blog, seguramente encontraréis faltas de ortografía; avisarme, no me molesta. Pero no mezclemos churras con merinas… 😉

Una de ortografía…

Yo, culo inquieto allá donde los haya (esto es un homenaje a mi madre), llevo años haciendo consultas a la RAE sobre palabras que uso, y que me doy cuenta que no aparecen en el diccionario.

Así que como estos días voy de culo, y más que voy a ir en las próximas semanas, y no tengo tiempo de crear contenidos, y además que creo que es interesante divulgar esto, os voy a copiar la respuesta que he tenido del servicio de consultas de la RAE, respecto a la palabra emprendimiento (acción o efecto de emprender).

En relación con su consulta, le remitimos la siguiente información:

Para designar la ‘acción y efecto de emprender’ y traducir el término inglés entrepeneurship, sobre todo en el contexto empresarial, se ha formado el derivado emprendimiento (no *emprendedurismo, *emprendeduría ni otros similares): «Entre hombres de empresa todo es posible, siempre hay que estar abierto a un nuevo negocio, a cualquier emprendimiento» (J. Andrade Un solo dios verdadero [Arg. 1993]); «El Poder Judicial no recibió la partida presupuestaria pertinente para poner en ejecución el proyecto. Añadió que pese a ello el más alto tribunal de la República ha decidido encarar el emprendimiento» (ABC Color [Par.] 20.10.2000).

Se trata de una voz creada correctamente sobre el verbo emprender, pues el sufijo -miento forma en español sustantivos verbales, que suelen significar ‘acción y efecto de’: debilitamiento, levantamiento, atrevimiento, florecimiento.

Este término no figura en la actual edición del Diccionario académico, pero ya está aprobada su incorporación para la próxima edición del DRAE. Sí lo recoge ya el Diccionario del español actual de M. Seco.

No obstante, según reflejan los textos de nuestras bases de datos, en España resulta raro emplear el derivado emprendimiento. En su lugar, cuando se hace referencia al ‘efecto de emprender’, es decir a la cosa que se emprende, se prefiere el sustantivo empresa, y cuando se alude a la ‘acción de emprender’, se suele optar por el infinitivo del verbo. Por otra parte, en determinados contextos, entrepeneurship puede traducirse por expresiones como iniciativa o capacidad/creatividad empresarial.

Finalmente, lamentamos comunicarle que no podemos darle ningún tipo de información sobre sus anteriores consultas, que no llegaron a nuestro departamento sino al anterior servicio de consultas y sugerencias del Diccionario académico (DRAE), que fue cerrado por razones organizativas.

Reciba un cordial saludo.

__________

Departamento de «Español al día»

Real Academia Española

Nota: El símbolo * precede a las formas o usos incorrectos o desaconsejables según la norma culta del español actual.

Si os fijáis en la última frase, hace referencia a un comentario que les hice, porque nunca recibí respuesta de mis anteriores consultas, y como veis acabó cerrado. Al menos este parece que funciona mucho mejor, de hecho le he reenviado la primera consulta que hice que aún me preocupa (no duermo), y es sobre la palabra aleante (material o componente utilizado en una aleación). Del resto no me acuerdo, así que no serían tan importantes, ya os contaré…

Libro: Historia de las letras

Los autores son Gregorio Salvador, más conocido como “Señor q” en la Real Academia Española (la que limpia, fija y da esplendor), y su pupilo Juan R. Lodares, al que pidió colaboración y al que finalmente reconoce  en un acto de sinceridad casi la total autoría del libro. Él dice que una vez escrito y añadida su parte (4 letras), en vez de corregir, casi lo leyó con el entusiasmo de un profesor que ve como su alumno se convierte en un maestro ¡qué bonito!

Realmente leyendo el libro me he dado cuenta de las dificultades que entraña nuestro idioma, y del duro trabajo de nuestros representantes en la Academia 😉 . Todo el día que si ponme una uve aquí, que elimina la hache aquella, que si no me traigas esa palabra del inglés…¡¡¡¡ppppfffff!!!! Ya los veo sudorosos en sus sillas, con las marcas del salitre en la ropa y el mobiliario…pobres.

Nuestro idioma arrastra una historia de siglos, concretamente el alfabeto que usamos (latino), tiene 22 siglos, aunque algunas letras apenas 2, esto hace que no todo sean reglas y normativas, sino que el propio uso oral, o la complejidad de hacer ciertos cambios han dejado muchas cosas “fuera de norma”.

Ciertamente, nunca pensé que hubiera tantas discusiones y disputas tras nuestro alfabeto, algo que parece tan estático e inamovible. En este aspecto son muchas las guerras abiertas incluso hoy día por salvar las diferencias, básicamente entre pronunciación y escritura. Así, encontramos ejemplos de todos los tipos:

  • ¿por qué existe la hache a principio de sílaba si no la pronunciamos? Hora, hache, honorario…
  • ¿cómo gestionar las diferentes pronunciaciones autonómicas? Madrid, Madrit, Madriz, Madrí… (que por cierto viene de unos túneles subterráneos trazados por los árabes y que se llamaban mairyt)
  • ¿por qué poner la u tras la q si no la pronunciamos?
  • ¿por qué escribir uves y bes si suenan igual?
  • En resumen, hay letras que llevan luchando durante siglos entre ellas (i – j – y – g)(b – v – f – u)(c – q – k – ch)

Y más cosas curiosas que he encontrado en el libro:

  • escribimos enviar y pronunciamos embiar (pronunciar las dos palabras, luego la n y la m por separado y notar la diferencia en los labios…jajaja os veo a todos como besugos mmmm nnnnn mmm nnn)
  • algunas letras que nacieron sólo como variantes gráficas, hoy tienen pronunciación diferenciada, como la i y la j.
  • de las diferentes maneras de escribir u, v, j, i, derivan nombres iguales, escritos diferentes como Juan e Iván. Moskva, el original ruso, se escribía antiguamente Moscova en español, pero los franceses modernizaron escribiendo Moscou y al final escribimos en español Moscú.
  • los lingüistas buscan explicaciones a diferentes tipos de escritura o pronunciación, algunas tan divertidas como:
    • en la efe, venida del latín y conservada en algunas lenguas, en castellano deja una hache (filium – hijo). Algunos piensan que la pobre mineralización de las aguas del norte castellano dejaba sin dientes a los lugareños con la dificultad de pronunciar esa efe, así que simplificaron eliminándola… ¡qué cabrones! (los lingüistas)
    • achacan a romanos pedantes el hecho de poner hache en algunas palabras que no la habían llevado el latín, sólo por el hecho de que las acababan de prohibir (eran romanos antisistema)
    • otra vez los romanos, pero ahora los ricos, contrataban niñeras que no hablaban un latín tan correcto como los patricios, por eso pronunciaban el au- como una o, y por eso tenemos palabras como oreja, que viene de auricula.
  • en el prefijo kilo- (mil), es más correcto usar quilo-, pues del griego viene quilioi (mil). Además, killos, significa asno, borrico. Así que ya sabéis, cuidado cuando vayáis a Grecia…
  • ¿sabéis por qué los bebes empiezan casi siempre aprendiendo a decir mamá y papá? Pues porque los niños, aparte de aprender oyendo, también lo hacen viendo, y si observáis como pronunciamos papá y mamá, veréis que es fácil de ver en los labios (ya os veo otra vez…me parto…mmmaaammmá)
  • y como blog de ingeniería (aunque tengo mis dudas), no podía faltar la historia de la X, letra matemática por antonomasia; y es que la x es la primera letra con que transcribían al español, “cosa o algo”, en árabe sayun, que utilizaban en las mates para identificar la incógnita.
  • que la aparición de la imprenta tuvo un fuerte impacto sobre los alfabetos, ya que hubo una necesidad de agrupar y consensuar muchos sonidos en algunas letras.
  • como he dicho antes, la hache se escribía como una efe antiguamente. Los notarios decían al final de sus escritos: “hecha esta carta”, pero escribían “fecha esta carta”, y ahí apareció la palabra “fecha”.

En definitiva que he extraído de este libro, pues que para escribir correctamente, el único camino es leer, porque aunque como hemos hablado existen muchas reglas y normativas, hay razones históricas en el porqué de algunas letras, así que o las conoces, o estás…

También me dio que pensar el hecho de que hablen de la frecuencia de uso de las letras en el lenguaje. Yo diría que una cosa es la frecuencia de aparición (las veces que aparece esa letra en todo el abecedario), y otra muy diferente la frecuencia de uso (las veces que aparece esa letra hablando o escribiendo). Para la segunda, en el tema de la escritura, se me ocurrió que cada uno, si mira su propio teclado “un poco de lado”, podrá comprobar qué letras pica más, en función del brillo (desgaste) de cada tecla. Curioso ¿no?

La eñe

Y ya llegamos…hablamos de la eñe. Recoge el libro todo “el pollo” montado a raíz de la intención de eliminar tal letra de los teclados, y en general es todo perfecto, a excepción, y porque supongo que me toca de cerca ,de que para defender a la eñe, atacan a la cedilla, ç. Me parece un argumento que, aunque comprensible y cierto (hablan de la importancia demográfica de tal letra), es pobre; defender algo, atacando a otro igual de indefenso es de tener pocos recursos y de acusicas empollones gafotas.

La historia de la eñe, aportación española al alfabeto latino, se remonta a la Edad Media, donde para el mismo sonido, se utilizaban dos letras como gn, nn, ni, in, yn, ny, nj, ng, nig, ign ¡casi nada! Pues bien, con las primeras ortografías (normas), los franceses y italianos se quedaron con gn, el catalán con ny y el portugués con nh. El castellano se decantó por la doble nn, que para simplificar se convirtió en una n con una raya encima. Con el tiempo la raya se fue estilizando hacia una tilde como la conocemos hoy.

Ficha técnica

Autores: Gregorio Salvador y Juan R. Lodares

Título: Historia de las letras

Tema: Lengua

Páginas: 272

Editorial:Espasa

ISBN: 84-239-9835-5

De nuevo el traductor

Pues eso, tenía en mi GTD una tarea desde principios de año, que era pasar el traductor del wiki (que esta medio muerto) al blog, donde me parece que tendrá más vida, y seguramente será más útil y accesible. Me podéis dar las gracias…

El traductor, por supuesto es tecnológico, y básicamente trato de crear un traductor de castellano-catalán, castellano-inglés, castellano-francés y castellano alemán, pero no me expliquéis cómo lo he hecho, he notado que es posible ¡buscar una palabra en alemán y traducirla al francés! ¡madre mía! Si ya me lo decía mi profesor de EGB, que aunque un poco llorón era bastante espabilado… Por cierto, ese mismo profesor habló con mis padres un día, y les dijo que como no era muy bueno para los estudios, que estudiara formación profesional (la antigua FP) ¡qué mamonazo! ¡como si las FPs las regalaran! Pues sabes lo que te digo…¡va! Lo dejo porque me enciendo, sólo quería hacer crítica social sobre la situación que vivimos algunos estudiantes hace unos años, que parecíamos unos marginados sociales y unos fracasados por hacer una formación profesional, y no hacer arqueología, biología, historia o humanidades, carreras con un gran éxito hoy en día…

Que a gusto me he quedado. Esta historia y la de que fui un niño burbuja son mis preferidas, si un día me invitáis a cerveza, y me excedo en la dosis (que no suele pasar más de dos o tres veces al día), os contaré esto de nuevo y la apasionante historia del niño burbuja…
Bien, parece que me he desviado un poco del tema, ahí tenéis (actualizado) el traductor tecnológico para consultar, corregir o añadir, seguimos…

P.D.: Si hay entre los magníficos y queridos lectores alguno con un poco de maña para hacerme una especie de banner bien chulo para el traductor, le estaría agradecido… (lo podemos someter a votación del populacho)

Traductor tecnológico

ACTUALIZACIÓN: ¡Esto ya no está en el wiki!¡Está aquí en el blog! Mira arriba…no, al techo no, al menú de arriba del blog…donde pone TRADUCTOR

¡Un nuevo proyecto de la factoría Cosmocax!

Visitando el blog del último enlace que he añadido, Measure Control, vi que tenían una página con un  pequeño diccionario, y inmediatamente lo tuve claro.

He iniciado un traductor tecnológico en el wiki, de momento sólo he tenido tiempo de hacer la letra “A”, pero con tiempo y una caña…llegaré a la “B”, y quizás para finales de año estemos ya en la “C”. Con este ritmo, calculo que habrán aparecido varios idiomas más en el mundo, y se habrán añadido letras al abecedario, antes de llegar a la última letra, la “U” (de úúúúúltima, claro).

Ese traductor es fruto de un montón de papeles que me gusta guardar (ya sabía yo que algún día iban a servir para algo), y de algunos diccionarios y traductores que tengo por casa y en el trabajo, y que por cierto, aunque bastantes antiguos, muy buenos. Desconozco si hoy en día se siguen editando traductores tecnológicos (seguro que sí), a ver si alguien nos lo aclara, pero la verdad que yo el más moderno que he visto es de 1975…¡más viejo que Naranjito!

Bueno, si alguna vez lo utilizáis, os explico que la manera más rápida de buscar una palabra es en el buscador del propio wiki, de esta manera puedes hacer las búsquedas en cualquiera de los idiomas en que está. En el campo en blanco, justo encima de “INICIO”, escribes la palabra que estás buscando, en cualquiera de los idiomas que hay en el wiki, y antes de 10 minutos, seguro que la has encontrado…

Diccionario tecnológico

Ni que decir tiene que si alguien quiere colaborar aportando palabras, incluso algún idioma nuevo…¡cojonudo! Yo con el castellano y el catalán bien, el inglés me defiendo (si es bajito), y el francés y el alemán, me suenan a…; por eso, si veis errores no dudéis en comentarlo, o rectificarlo vosotros mismos, que para eso está el wiki.

Espero que os guste la iniciativa y la mejoremos, puede ser un buen recurso para todos.

Artículos relacionados: EL WIKI;¿Cómo registrarte en el wiki?